«El trabajo con personas es más difícil que con caballos porque las personas conocen todas las maneras posibles de fingir. Los caballos son más simples: para ellos sólo existe lo cierto y lo falso, lo fiable o lo no fiable. Por esa simpleza, es que  podemos aprender mucho de ellos.» Caroline Wolfer

Caroline Wolfer

Los caballos para mi siempre eran todo. No soy de una familia de caballos, ni los tenía cerca cuando mi corazón gritaba tanto porque los necesitaba. Pero nada ni nadie pudo evitar que yo me dedicara a ellos. Para mí ya era claro de chica que quiero ser domadora. Y asi fue, despúes de un camino con muchas piedras y obstacúlos.

Hoy estoy muy agradecida que tuve que luchar mi camino, tuve que perseguir mis sueños y ganarme poder estar con caballos. No encontré lo que buscaraba en ningún país dónde fui a trabajar con los caballos. Algien que me enseñe la profundidad de este Ser, más allá de una herramienta de deporte o trabajo. Siempre estaba convencida que la equitación y la doma viene de adentro du uno. Pero cuando empezaba con esto, no me atrevía a creermelo.

Así que recorrí el mundo: primero Irlanda, donde entré en contacto con el negocio de los caballos de carreras. Después seguí hacia Inglaterra y Canadá, practiqué la Prueba Completa, el salto y la monta western. Pero en todos los trabajos extrañaba la profundidad y la conexión con los caballos.

Fui a la argentina, el país de los caballos, quería aprender de los gauchos – y al final terminé dandoles cursos yo. Porque empezé a creerme, a explorar mi intuición que me dijo: está todo dentro tuyo! Sólo hay que buscarlo y dejarlo salir. Convencida de esto empezé a dar cursos en Europa y Sudamerica, dos mundos totalmente diferentes, y se creyó mi propía fílosofía de la doma natural y del entendimiento de los caballos.

Con el tiempo me di cuenta que siempre el problema es de las personas, generalmente por lo rigurosas que son. Un caballo es como es; no conoce las mentiras y tiene el poder de ser nuestro espejo. Los caballos saben lo que pensamos y sentimos antes que nosotros. Cuando empezé a dedicarme a la corrección de caballos, lo que comunmente se conoce como “sacarles los vicios” , me dí cuenta que no eran los caballlos a quienes tenía que corregir, sino los dueños. Y la vida me llevo de los caballos hacia los humanos, a cuales ayudo a volver a encontrar su centro a través del caballo, la sinceridad, la naturalidad, la autenticidad, la claridad y el amor de la yegua líder. Respeto y confianza no son solo palabras claves en mi trabajo, sino tambien las vivo en mi vida. Querer ser yegua líder implica ser ejemplo, vivir en el presente, acceptar el otro cómo es y empezar a ver cualquier ser con ojos del amor. Es un camino que te lleva a la harmonía contigo, con los caballos y con la vida.

 

info@natural-horses.com                                                                                                                           AGB                                 mivergel.com.ar / SF IT
  • Caroline Wolfer
  • Caroline Wolfer
  • Caroline Wolfer
  • Caroline Wolfer
  • Caroline Wolfer
  • Caroline Wolfer
  • Caroline Wolfer
Menu